Alita: Ángel de combate: El laboratorio del Dr. Cameron

Alita: Ángel de combate, llega a nuestras salas y lo hace con la etiqueta de ser un experimento de James Cameron (Avatar). ¿Lo es?. Si, para mí ha quedado bastante claro. Robert Rodriguez (Machete Kills)  es quien dirige y da un toque personal a la cinta. Tiene destellos del cineasta texano, pero en realidad se nota bastante quién está detrás de todo esto: Cameron. Uno de los más pesos pesados del cine utiliza esta adaptación al cómic de Yukito Kishiro para preparar lo que viene: Avatar 2 y Avatar 3.

Considero el 3D algo demasiado banal. Ni me gusta ni me deja de gustar, pero creo que Cameron nos lo quiere meter a puñetazos. ¿Quieres 3D? Bien. ¿No quieres 3D? Pues toma dos tazas. Además a mi parecer es un 3D que empieza muy fuerte, con planos específicos para ello… pero va perdiendo mucho fuelle a lo largo del metraje. Aún con esas, sabemos como funciona la industria y en este caso, para mi, han hecho que lo visual supere con muchas creces a lo narrativo. Es por eso que ratifico lo dicho anteriormente, Alita: Ángel de combate solo es la antesala de las secuelas de Avatar y es muy palpable.

Rosa Salazar en Alita: Ángel de Combate

Rosa Salazar en Alita: Ángel de Combate

No me malinterpreten tampoco, Alita: Ángel de combate no me parece una película cutre en absoluto en cuanto a argumento, ni pobre en recursos para contar una historia ya muy trillada de una manera medio original. Tiene cosas que me gustaron mucho. Las escenas de Motorball son visualmente apabullantes, el personaje de Alita es vastamente interesante cuando se habla sobre su pasado. Eché en falta más sobre eso. Sus flashbacks me hacían querer más y más, y resulta que cada vez iban a menos. Aparte de el personaje de Alita y de sus tortas como panes (como decía mi adorada Mantis), el resto de interés para mi es lo visual. La estética del paisaje me recuerda a películas del mismo patrón tipo la saga Divergente o El corredor del laberinto, y honestamente, creo que podrían haberle dado más importancia y resaltar más el entorno cyberpunk que la película merece. Aún así, tiene planos y escenas donde la tecnología se abre camino y nos muestra la magia de lo que es capaz. Lo que me gusta menos, es la duración. 122 minutos para además, dejar la cinta inacabada y con serias dudas de que una segunda entrega mejore lo presente.

Otro de los puntos fuertes del filme es su reparto. Pero pienso que es un arma de doble filo. Están muy bien como nombres en el cartel, pero después… Como estandarte, Christoph Waltz (Una vida a lo grande) encarnando al Doctor Ido. Aquí viene la pena de esto, y es que creo que los protagonistas, quitando a Alita, carecen de carisma y son un poco planos. A Waltz le veo y me sugiere desgana. Me acuerdo del Dr. Schultz de Django desencadenado y pienso: “Enhorabuena Christoph, acabas de hacer una película que si de aquí a dos años ya no se va a acordar nadie, de tu personaje mejor ni hablamos”. El resto no es menos. Jennifer Connelly (Héroes en el infierno) en un rol de femme fatale más básica imposible. Un Mahershala Ali (Green Book) que está en estado de gracia, aquí parece que le apuntaron a la cabeza y le dijeron: “hazlo mal”. Rosa Salazar (El corredor del laberinto: La cura mortal) como Alita, y Jackie Earle Haley (La Torre Oscura) destacan en sus trabajos con la tecnología de WETA Digital. Por lo demás, el resto de personajes son bastante planos y muy vistos.

Christoph Waltz y Rosa Salazar en Alita: Ángel de Combate

Christoph Waltz y Rosa Salazar en Alita: Ángel de Combate

En definitiva, es una creación muy aleatoria por parte de James Cameron y Jon Landau (el otro productor). No creo que se haya puesto más interés del estrictamente necesario en hacer de Alita: Ángel de combate una película dispuesta a marcar al espectador. Es un producto dirigido al público más palomitero que va al cine con la mera intención de pasarlo bien, ver buenas peleas y de disfrutar con los efectos visuales que sirve James Cameron a tipo de anzuelo. Con el tiempo, nuestra mente hará “Mayús+Supr” con esta película y para el creador canadiense todo habrá salido como esperaba.

Lo mejor: El cariño que coges al personaje de Alita, y el interés que despierta su pasado.

Lo peor: Que se parezca tanto a otras tantas películas futuristas que no deje espacio a pensar que tiene algo especial.

Puntuación: 6/10

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This