66 FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN – PRIMERA JORNADA: Un inicio de luces y sombras

San Sebastián amanecía con un sol que había elegido sus mejores galas para empezar una edición, la 66, de su prestigioso festival, un festival que viene con aires recargados después de cambiar, casi por completo, su imagen. Después de ver como en festivales del mismo nivel su película de inauguración era algo de renombre, recordad que en Venecia abrió First Man, de Damien Chazelle (La ciudad de las estrellas: La la land), todos esperaban con ganas que la cinta inaugural del festival fuera algo fuera de lo común, pero la decisión de poner El amor menos pensado pilló a todos un poco con la guardia baja.

66 Festival Internacional de San Sebastián

66 Festival Internacional de San Sebastián

Aun así, nos pusimos nuestras mejores galas, las ilusiones y entramos libres de prejuicios a ver lo que nos contaba Juan Vera en su debut cinematográfico. Con Ricardo Darín y Mercedes Morán a la cabeza del reparto, la cinta nos cuenta la historia de un matrimonio que empieza a desmoronarse cuando se dan cuenta que su amor se ha terminado y deciden probar cosas nuevas y caminos distintos. Lo cierto es que, teniendo en cuenta que las últimas inauguraciones del festival habían sido un auténtico desastre (Inmersión o La doctora de Brest), recibir una comedia amorosa divertida y entretenida ha sido buena decisión. Lástima que Juan Vera se tome 129 minutos para contar lo que podría haberse contado en 90 o incluso menos, dando a la cinta situaciones repetitivas o que no aportan nada a la trama. Aun así, en la comparación con las citadas anteriormente, la cinta gana.

Fotograma de El amor menos pensado

Fotograma de El amor menos pensado

Y así es como dábamos comienzo a la sección oficial, ya que la cinta compite por alzarse con la Concha de Oro del Zinemaldia.

Después de la cinta inaugural, siempre toca correr para poder ver la siguiente cinta. En este caso ha tocado la alemana The Innocent, de Simon Jaquemet, es una historia que cuenta como una mujer con un pasado oculto, vive ahora bajo la fe a Dios. Cuando un antiguo amante aparece en su vida, todo da un vuelco y verá como esa fe que tenía se trastoca por completo. Si leéis una sinopsis más o menos interesante, como es el caso, cuando la cinta te cuenta ese culto a la fe en Dios, el seguir los caminos del señor pero que al final esa fe se tuerce, puede parecer que va bien. Pero no. The Innocent es una auténtico desastre en todas sus partes, ya que no sabe en ningún momento que es lo que quiere ser. Da palos a todo y no sabe meterse más en materia, quiere ser excesiva, pero tampoco lo es y lo peor, es muy aburrida. Y cuando una cinta que intenta ser seria levanta más de una carcajada, la cosa no va bien.

Fotograma de The Innocent

Fotograma de The Innocent

Tras la debacle de The Innocent, recibir una cinta como Un día más con vida, es un regalo. La sección perlas recibe esta cinta después de su paso por el Festival de Cine de Cannes, una cinta que recoge la historia real, adaptando el libro del mismo nombre, de Kapuscinski, un reportero de guerra que se verá en vuelto en los últimos coletazos de la guerra fría en Angola. Allí, en un descenso a los infiernos del país, donde un mal saludo puede costarte la vida, el reportero conocerá a la gente que le hará cambiar de vida y profesión. La cinta es una muestra de lo que guerra puede hacer y lo hace a través de la presentación de unos personajes muy interesantes y que tiene su propia historia, todos ellos cuentan, en forma de falso documental ficcionado, como fue vivir aquella época, cuando nos metemos en la guerra la animación toma el mando del relato.

Fotograma de Un día más con vida

Fotograma de Un día más con vida

Casi sin tiempo para respirar, la sección Perlas continuaba su andadura con la presentación de la nueva película de Jafar Panahi, ganador del Oso de Oro por Taxi Teherán. Panahi vuelve a contar la vida de su país a través de una historia dramática, en donde un video sobre un suicidio nos muestra lo que es capaz de hacer algunas personas por querer conseguir algo. Jafar Panahi puede tener personalidad, sus historias ser diferentes, pero en 3 Faces pierde el sentido del ritmo, del montaje y del entretenimiento. Durante sus 100 minutos, Panahi va dando vueltas de un lado a otro sin saber muy bien que quiere contar, vuelve a estar metido en un coche todo el metraje y deja a los espectadores extasiados ante lo que ven. Una cinta que podría haber sido realmente interesante y que decepciona en todo momento.

Fotograma de 3 Faces

Fotograma de 3 Faces

Y de vuelta a la carrera, a la sección oficial, nos encontramos con Un hombre fiel, de Louis Garrel, una cinta de enredos amorosos muy divertida y llena de momentos realmente únicos. Dura 75 minutos, duración que en un festival donde la mayoría de las cintas duran 110 minutos es un lujo. La única gran pega que se le puede poner a la historia es que realmente no cuenta nada novedoso más allá que el amor, al final, puede hacer que nos volvamos unos mandados. Eso sí, el humor y las risas están garantizadas porque la cantidad de giros que tiene la cinta son maravillosos. También que no intenta ser trascendental en su narrativa y se deja ver de buena manera.

Fotograma de Un hombre fiel

Fotograma de Un hombre fiel

Y para terminar una cinta de animación ubicada en la sección Velódromo, Smallfoot. Puede ser una locura programar a las 22 en el Teatro Principal una cinta de animación como es Smallfoot, pero no es tan descabellado que, a lo mejor, esta cinta pueda relajar la jornada después de ver dramas y más dramas, una cinta musical con Yetis es algo que realmente puede apetecer. Mientras, la historia intenta enseñar a los pequeños que no hay nadie diferente, que se deben de dar oportunidades a todos y que la unión hace la fuerza. Smallfoot quizás no sea la mejor película de la historia, pero es divertida y hace pasar un buen rato.

Fotograma de Smallfoot

Fotograma de Smallfoot

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This