65º FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN – PRIMERA JORNADA: Wim Wenders toca fondo

Arranca un nuevo Festival de San Sebastián, una nueva edición con número redondo, la sesenta y cinco. Una edición que, quizás a priori, se presenta con menos estrellas y nombres menos conocidos de lo esperado, pero que ha conseguido juntar un número óptimo de películas que pueden dar que hablar. Este nuevo Festival de San Sebastián ha arrancado con la presentación de Inmersión (Submergence), de Win Wenders (Paris/Texas), una cinta que relata la historia de una bio matemática que tiene la misión de sumergirse en lo más profundo del Mar de Groenlandia para demostrar el origen de la vida, y la de un agente del MI6 que tiene por misión desarticular una red yihadista en África. Ambos coincidirán en un hotel antes de sus respectivas misiones, lo que no saben es que el amor que surge entre ellos podría cambiar todo.

Win Wenders, Alicia Vikander y Celyn Jones en la presentación de Inmersión (Submergence) (foto: Gari Garaialde)

Win Wenders, Alicia Vikander y Celyn Jones en la presentación de Inmersión (Submergence) (foto: Gari Garaialde)

Con esta premisa de historia de amor entre dos mundos completamente opuestos de desarrolla esta Inmersión (Submergence), que ha terminado por ser la primera gran decepción del Festival. Seguimos con la premisa de colocar en película inaugural una cinta que compite en competición, dejando fuera películas quizás de más renombre, más comerciales, que hagan que el festival tenga más renombre. La cinta falla en todo: Los personajes son planos, no empatizamos con ellos, la dirección deja mucho que desear y no ocurre nada en los 114 minutos de película. Una lástima que una cinta así tenga la firma de Win Wenders. Y es que la cinta no tiene la calidad necesaria para estar dentro de una inauguración y menos aún en un festival del calibre de San Sebastián.

Por el contrario, hemos tenido en la inauguración de la sección Perlas, Call me by your name. La cinta de Luca Guadagnino (Cegados por el sol) es una de las mejores cintas del año, quizás no tan perfecta como la venían vendiendo desde Berlín, pero que cumple con creces con la calidad que atesora. Call me by your name es una cinta que relata de manera muy natural el primer amor entre un joven provinciano de Italia y un estudiante americano en un verano. Su historia es natural, nada forzada, llena de pequeños matices que hacen que la película crezca a medida que avanza y que tenga un final que posiblemente deje a más de uno destrozado. Ahora solo queda ver si el público de San Sebastián queda igual de impresionado que la crítica.

Daniela Vega y Sebastián Lelio de Una mujer fantástica (foto: Gari Garaialde)

Daniela Vega y Sebastián Lelio de Una mujer fantástica (foto: Gari Garaialde)

Y siguiendo con esta calidad, hemos tenido en la inauguración de Horizontes Latinos una de las películas de la temporada: Una mujer fantástica. La cinta de Sebastián Lelio (Gloria) es un relato maravilloso sobre una mujer transexual que tiene que hacer frente, todavía, a la discriminación que la sociedad siente. Ella, en lugar de agachar la cabeza, lucha con todas sus fuerzas para ser la mujer que quiere ser, aceptándose a sí misma y queriéndose más que nadie. Es un relato lleno de vida, de fuerza, que mezcla de manera perfecta diferentes géneros y terminan regalando una de las grandes cintas de la temporada. Daniela Vega realiza una de las mejores interpretaciones del año, su Marina Vidal está llena de fuerza, de sentimiento y de un saber estar pocas veces visto. Lelio vuelve a demostrar que es único retratando a la mujer, llena de fuerza, y que Gloria fue un paso de gigante, Una mujer fantástica le posiciona entre uno de los mejores directores de la actualidad.

Y para cerrar la sección oficial, en este caso, fuera de concurso la película Fireworks. Nombre reducido, ya que la cinta tiene un nombre demasiado largo. Desde hace tres años, el festival ha apostado por incluir películas de animación japonesa. Ya tuvimos El niño y la bestia y Your name. Ahora Fireworks intenta ocupar ese espacio, pero no lo consigue de la mejor forma. Fireworks es una especie de Life is Strange o El día de la Marmota, pero en esta ocasión un artefacto permite que puedas arreglar situaciones del pasado con un “Y si…”, así nuestros personajes atraviesan diferentes momentos para hablarnos del amor adolescente, de los recuerdos y de esas locuras de juventud, pero… al final toda la amalgama de información y de las vueltas a la magia anime que no pedía demasiado el relato hacen que se pierda parte del interés.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This